Una tarde, refugiados del frío alemán, pasamos el tiempo viendo a Claudio Gaete dar vida a un montón de tinta sobre papel.