El arte corre tranquilo en las venas de Esther Valencia. Late en sus emociones, en sus luchas y en sus alegrías. Estuvimos una tarde en su taller, empapándonos de su historia.