El evento, organizado por los mostros de IMAK (los mismos que se lucieron con la inauguración de los ODESUR) dejó a todos con las memorias de los celulares llenas, bailando a pata pelá con los tacos colgando en las manos y con dolor en las mejillas de tanto sonreír